El aviso legal de una web y todos sus detalles

El aviso legal de una web en 2022 todo lo que necesitas saber

El aviso legal de una web es sin duda uno de los aspectos más descuidados por toda empresa/ autónomo a la hora de llevar a cabo la página web de su negocio.

En realidad, es algo lógico: al fin y al cabo, tú has ideado y concretado tu empresa con un fin muy distinto al de cumplir con ciertos requisitos legales. Quieres que la web de tu negocio te sirva para vender más, llegar a un mayor número de público.

Como decíamos, es algo lógico querer pasar de puntillas sobre el aviso legal y otros requerimientos normativos. Lógico, sí; pero imprudente.

Porque, tal y como veremos en el artículo de hoy, “pasar de puntillas” sobre el aviso legal, los términos de uso, la política de privacidad o el aviso de utilización de cookies (por citar unos pocos ejemplos) puede conllevar multas que para nada son irrisorias.

En este sentido, esperamos que el presente texto te ayude a despejar todas tus dudas al respecto de los avisos legales en páginas web en este año 2022 (por algo has entrado aquí, ¿no?). Con todo, si te sigue quedando alguna pregunta en el tintero, no lo dudes: aquí nos tienes para consultarnos. ¡Sin compromiso de ningún tipo!

 

¿Qué es el aviso legal de una web?

Una serie de datos que informen al usuario acerca del titular y del funcionamiento de la página web. Esta información ha de estar situada en un lugar visible dentro del sitio web de tu negocio, tal y como detalla la Ley de servicios de la sociedad de la información y del correo electrónico (LSSI).

 

Todo lo que debes saber sobre el aviso legal de una web en 2022

 

¿Es obligatorio el aviso legal en una web? ¿Qué dice la legislación de España sobre las páginas web?

¿Respuesta corta? Sí, por supuesto.

Todo proyecto online que genere algún tipo de ingreso a sus titulares ha de contar con un aviso legal. Ojo, este ingreso no solo puede ser monetario (compraventa), sino también deberse a la publicidad o patrocinio de un sitio. En este sentido, toda página web de una empresa debe tener su correspondiente aviso legal; ya que actúa para beneficio de su respectivo negocio.

También si, gracias a la web de tu empresa, almacenas de alguna manera datos personales de tus usuarios (mediante formularios de registro, por ejemplo) habrás de incluir una mención obligatoria a la política de privacidad de los datos y a la recogida de Cookies.

La normativa que rige las páginas web de España es la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico. Una ley más conocida como LSSI-CE.

Con todo, como veremos más adelante, también es muy importante el Reglamento General de Protección de Datos europeo (RGPD) de 2018.

Otras leyes a tener en cuenta en relación al aviso legal de una página web son:

  • Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal y el Reglamento que lo desarrolla (Real Decreto núm. 1720/2007, de 21 de diciembre). También conocida LOPD.
  • Orden Ministerial IT C/1542/2005, de 19 de mayo.
  • Ley 7/1996 de Ordenación del Comercio Minorista.
  • Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (Real Decreto Legislativo 1/2007 de 16 de noviembre).

 

¿Dónde poner el aviso legal en la web?

El aviso legal de la web de tu empresa ha de ser totalmente independientes (es decir, debe tener su propio apartado), ser visible en todo momento durante la navegación del usuario y ser accesible desde cualquier lugar del sitio web.

Por esta razón, lo más habitual es incluir el aviso legal de una web en el Footer, pues este acompaña al usuario durante su navegación independientemente del apartado de la web donde se encuentre.

 

Qué dice la legislación de España en cuanto al aviso legal de una web

 

¿Qué tipo de página web debe incluir un aviso legal?

De forma resumida, y en base a los distintos requerimientos legales comentados en el apartado anterior, en 2022 toda página web debe tener un aviso legal si:

  • Se trata del sitio web de una empresa o un blog corporativo.
  • También blogs y webs personales que posean enlaces con webs de publicidad u otras webs de temática similar.
  • Por supuesto, el aviso legal en una tienda online es también obligatorio, así como cualquier otro sitio web donde vendas tus productos y servicios.
  • Asimismo, toda web que reciba algún ingreso por comercio electrónico o por publicidad deberá contar con un aviso legal.

Como habrás podido comprobar, las únicas webs exentas serían las pertenecientes a organizaciones sin ánimo de lucro (ONG) partidos políticos y sindicatos.

Sin embargo, si aún no lo tienes claro no lo dudes y contacta con nosotros. Encantados te diremos si tu proyecto online precisa de un aviso legal o no y, en caso afirmativo, qué información debe proporcionar.

 

¿Qué diferencia hay entre un aviso legal y la política de privacidad?

Tal y como veremos a continuación, la política de privacidad es un aspecto más a contemplar dentro del aviso legal de una web. Se trata de un documento legal que expone cómo los administradores retienen, procesan y manejan los datos relativos a los usuarios de la página.

 

Los distintos apartados de una página web y su aviso legal

 

¿Cómo hacer aviso legal de una página web?: Todo lo que debe incluir

Como hemos visto antes, el aviso legal de una página web de 2022 hace referencia al conjunto de menciones de carácter legal que son exigidas por las distintas normativas de aplicación.

¿Pero qué información legal concreta se ha de incluir en una página web? Veámoslo:

 

Términos de uso

También conocido como Términos y condiciones de uso, este apartado consiste en brindar un acceso permanente a la información de contacto de los titulares de la web, tal y como se recoge en el artículo 10 de la LSSI-CE. Estos datos de contacto han de estar conformados por:

  • El nombre del titular/es o denominación social. Así como el domicilio, correo electrónico, teléfono, fax o cualquier otro dato que permita una comunicación directa y efectiva con los administradores de la web.
  • El número de inscripción en el Registro Mercantil en el caso de que tu empresa esté registrada en el mismo.
  • Tu NIF o el CIF de tu empresa.
  • Si la actividad de tu empresa está vinculada a un régimen de autorización administrativa previa, has de proporcionar los datos de dicha autorización y los identificativos del órgano que se encarga de su supervisión.
  • ¿Ejerces una profesión regulada? En ese caso habrás de incluir también los datos del colegio profesional y el número de colegiado; el título académico o profesional; el estado de la Unión Europea donde se expidió dicho título; y demás normas profesionales relacionadas con el desempeño de tu profesión. Este apartado, como te podrás imaginar, es muy común en gestorías y despachos de abogados.
  • Asimismo, si se aplica algún código de conducta a tu profesión, debes incluirlo en estos términos de uso.
  • El precio de los productos y servicios, si incluye o no impuestos aplicables y, llegado el caso, los gastos de envío.

 

Política de privacidad

La legislación contenida en la LOPDGDD y el RGPD obligan a que se informe a los usuarios de la forma en que se recopilan sus datos, así como la finalidad y uso de los mismos.

Por lo tanto, en este apartado debes incluir también los llamados derechos ARCO (o lo que es lo mismo: derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición a la recopilación y tratamiento de sus datos) y los derechos de limitación y portabilidad (que se recogen en el RGPD).

 

Aviso de utilización de cookies o Política de cookies

Según el artículo 22.2 de la LSSI, las Cookies son “Dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios”

Si bien este apartado suele incluirse dentro de la política de privacidad, a veces se le da su propia sección. Sea como sea, es un aspecto TAN importante que hemos decidido darle su propio protagonismo.

Tras la modificación del Real Decreto Ley 13/2012 de 30 de marzo, una página web tan solo podrá hacer uso de las Cookies (y, por lo tanto, a sistemas de recopilación y almacenamiento de datos) siempre y cuando los usuarios hayan sido informados de manera clara y completa, y dado su consentimiento expreso.

Por eso mismo, es muy habitual ver en distintas webs cómo mensajes emergentes de todo tipo aparecen nada más entrar al sitio en cuestión, enlazando mediante Pop ups al apartado de política de cookies dentro del correspondiente aviso legal, y no desapareciendo hasta que el usuario acepta dichas políticas.

En Especialistas Web hemos trabajando con muchas webs en este sentido, ya sea implementando estos mensajes mediante Plugins concretos o mediante acciones de programación interna.

Mucho ojo.

No son pocas las sanciones que la Agencia Estatal de Protección de Datos (AEPD) ha impuesto a distintas empresas por no informar claramente del tratamiento de estas Cookies. Es decir, por no cumplir con la normativa RGPD, vigente en toda Europa desde 2018.

Sin irnos muy lejos, durante 2021 empresas de calado como Vodafone, BBVA, EDP y Mercadona fueron multadas con hasta cantidades superiores a los 8 millones de euros.

¿De verdad quieres arriesgarte a que tu empresa sea también una de ellas?

 

Condiciones legales de contratación

En el caso de que el usuario pueda comprar productos y/o servicios directamente desde la página web de tu negocio, también has de incluir las condiciones legales de contratación.

Una información que no tiene por qué estar dentro del aviso legal, pero que igualmente ha de ser siempre visible y accesible al usuario.

Se trata, ni más ni menos, de las condiciones generales a las que un usuario se ha de someter si contrata un producto y/o servicio a través de tu web. Unas condiciones que debes implementar a nivel técnico para que el usuario pueda leerlas ANTES de empezar a comprar.

¿Qué información deben contener estas condiciones?:

  • Información detallada de los precios de compra. Incluyendo los impuestos, gastos de envío y cualquier otro coste derivado.
  • Descripción detallada de los trámites que van a realizarse para celebrar el contrato (lo que viene siendo el proceso de compra), si vas a archivar el documento que oficializa dicho contrato y si este será accesible para el usuario.
  • Obligaciones tanto del comprador como del vendedor.
  • Condiciones de compra. Es decir, los plazos de entrega, la forma de pago, etc.
  • Las soluciones que le proporcionarás al usuario en caso de incidencias en la entrega del producto o en la prestación del servicio.
  • Idioma (o idiomas) en el cual se va a celebrar el contrato.

Una serie de condiciones que el usuario ha de aprobar de dos formas: o bien mediante una pantalla de confirmación que aparezca una vez finalizado el proceso de compra; o bien a través de la remisión de un email en las 24 horas siguientes a la finalización de la compra.

 

 

Menciones en formularios de contacto

Otro apartado que no tiene por qué aparecer intrínsecamente en el aviso legal de la web de tu empresa, pero que sí tiene relación con el tratamiento de los datos de los usuarios, son los propios formularios de contacto.

Siempre que en uno de estos formularios se recaben datos de carácter personal (los formularios de contacto son buenos ejemplos de ello) se le habrá de proporcionar al usuario una forma de aceptar (o no) el tratamiento de dicha información.

Esta confirmación suele llevarse a cabo a través del marcado de una casilla o mediante el doble opt-in.

Este último método consiste en confirmar un primer opt-in en una interfaz de la web (por ejemplo, enviado al usuario un correo en el cual él mismo confirme el tratamiento de sus datos).

 

La política de privacidad de un sitio web

 

¿Qué consecuencias puede conllevar el incumplimiento de la generación del aviso legal o la política de cookies?

El artículo 39 de la Ley 34/2002 es muy claro a este respecto: las infracciones (clasificadas entre leves, graves y muy graves) conllevan multas de entre los 600 y los 600.000 €.

  • Una infracción leve podría ser no proporcionar el NIF o los códigos de conducta.
  • Una grave implicaría el envío masivo de spam no autorizado, por ejemplo.
  • Una infracción muy grave podría ser el incumplir los requerimientos de un órgano administrativo en cualesquiera de los apartados anteriores.

Pero es que, además, has de tener en cuenta el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) que mencionábamos antes.

El no tener una política de Cookies definida para la web de tu empresa adaptada al RGPD puede conllevar multas de hasta el 4% de tu facturación o de hasta 20 millones de euros.

¿Cómo evitar este tipo de sanciones? Cumpliendo todas y cada una de las normas contempladas en el RGPD.

Con todo, es posible que se te resistan ciertas cuestiones técnicas: la implementación de botones afirmativos, mensajes emergentes, renovación del consentimiento, etc. En este sentido, desde Especialistas Web podemos echarte una mano.

Más aún ahora con las ayudas del Kit Digital, gracias a las cuales podrás implementar estas y otras acciones de digitalización con un coste de 0 € para tu empresa. Tal y como suena.

Como agentes digitalizadores, Especialistas Web somos una de las empresas acreditadas para concretar esas ayudas. Aquí nos tendrás siempre que nos necesites. Encantados estaremos de echarte una mano.

Te daremos una solución sin compromiso

Made with from Madrid